El alza del 5,5% deriva del compromiso adquirido por Pedro Sánchez en cuanto a alcanzar el 60% del salario medio al final de esta legislatura. El SMI asciende este año un 5,5%, alcanzando los 950,00 €/mes en 14 pagas anuales. El pacto se ha desarrollado en el marco del diálogo social entre los agentes sociales y económicos, aunque las patronales no están del todo conformes con esta subida, sin embargo la han aceptado “como un mal menor”, al temer que el acuerdo acabase con un SMI actualizado en torno a los 1.000,00 €/mes.

La subida del SMI los 950,00 €, adquiere plena eficacia y vigor con carácter retroactivo a partir del 1 de enero de 2020, y se sitúa en una horquilla intermedia entre los 1.000,00 € contemplados inicialmente por PSOE y PODEMOS y los 900,00 € actuales. No obstante, el Gobierno también ha aclarado que esta subida supone un paso más para alcanzar las verdaderas pretensiones para finales de la actual legislatura, consistentes en elevar el SMI al  60% del salario medio que marca la Carta Social Europea y que está contemplando Bruselas para los países que componen la Unión Europea. En España, la referida subida implicaría que se situaría en un cantidad próxima a los 1.200,00 €/mes. Según los cálculos del Gobierno obtenidos de la TGSS, el aumento del SMI afectará a dos millones de trabajadores.

Por otro lado, no hubo acuerdo entre los agentes sociales y económicos, en lo que afecta a la derogación del despido por ocho bajas médicas alternas durante dos meses. No obstante, las patronales anticipan que la voluntad del Gobierno es poner en vigor dicha medida mediante decreto ley.

Asimismo, el Gobierno niega que la elevación del SMI que afecta a los sueldos más bajos, implique la destrucción de puestos de trabajo, sino todo lo contrario, se confía que esta medida contribuya a crear más empleo, cuestión que sólo el tiempo dirá. No obstante, las patronales consideran que esta subida no afectará positivamente a la economía.

La Organización Internacional del Trabajo define el SMI como “la cuantía mínima de remuneración que un empleador está obligado a pagar a sus asalariados por el trabajo que estos hayan efectuado durante un periodo determinado”. En nuestro país, España ese periodo se corresponde a la jornada legal máxima, fijada en el art. 34.1 del Estatuto de los Trabajadores, que contempla una duración máxima de 40 h. semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual.

La aplicación de la subida con carácter retroactivo a partir del 1 de enero de 2020, conlleva que para los trabajadores con contratos indefinidos ya se empezará a aplicar para sus nóminas del presente mes de enero, y sin perjuicio que la aprobación del decreto dependa aún de la terminación de algunos trámites pendientes. Las empresas podrán empezar a aplicar ya en sus nóminas de enero el nuevo SMI establecido, o en su caso, esperar para posteriormente compensar el atraso en futuras nóminas. Lo anterior, puede suponer complicaciones para las empresas que deban compensar a trabajadores con contratos de días u horas a lo largo del mes de enero, pero que han dejado de prestar sus servicios laborales.