Prórroga de los ERTE hasta el 31 de enero de 2021

10 octubre, 2020 - 7 minutes read

El Consejo de Ministros aprobó la prórroga de los beneficios de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta el 31 de enero de 2021, después de haber alcanzado un acuerdo global con los diferentes agentes sociales. La prórroga se incorpora y contempla en el Real Decreto-ley 30/2020, de 29 de septiembre, de medidas sociales en defensa del empleo, que ha sido publicado en el BOE de hoy.

El referido RD-ley, determina que la base de cálculo para las prestaciones se mantiene en el 70 % de la base reguladora del trabajador, que no verá disminuidos sus ingresos al 50 % de la base reguladora, vez transcurridos los seis primeros meses, tal y como ocurría hasta el momento.

Se conservan diferentes criterios que ya estaban en vigor anteriormente, como el hecho de que las empresas acogidas a ERTE no puedan realizar horas extraordinarias, establecer nuevas externalizaciones de la actividad, o concertar nuevas contrataciones, directas o indirectas, a excepción en el caso de razones de formación u otras causas objetivas y justificadas. Por otro lado, se mantiene vigente la prohibición de despedir.

Como novedad introducida por la actual regulación, se contemplan los ERTE por impedimento y ERTE por limitaciones. El primero va dirigido a aquellas empresas que no puedan desarrollar su actividad como consecuencia de las nuevas restricciones o medidas adoptadas, tanto por autoridades nacionales como extranjeras, a partir del 1 de octubre de 2020. Ejemplo serían aquellas empresas cuya actividad es el ocio nocturno

Estas empresas tendrán una exoneración en sus cotizaciones a la Seguridad Social a lo largo del periodo de cierre y hasta el 31 de enero de 2021. La exoneración supondrá el 100 % de la aportación empresarial durante el periodo de cierre y hasta el 31 de enero si tienen menos de 50 trabajadores y del 90 % si tienen 50 trabajadores o más.

El segundo de los ERTE regulados, el conocido como «ERTE por limitaciones», va dirigido a las empresas que hayan visto limitada su actividad en determinados centros de trabajo como consecuencia de decisiones o medidas adoptadas por autoridades españolas. En este caso, las exoneraciones en cotizaciones Seguridad Social para los trabajadores suspendidos serán decrecientes entre los meses de octubre de 2020 y enero de 2021.

Se anunció por el Gobierno que los trabajadores afectados por un ERTE, tendrán atención preferente para recibir cursos de formación, y que se pondrán también en marcha acciones específicas para este colectivo «de manera que puedan aprovechar este momento delicado para mejorar su capacitación de cara al futuro».

En cuanto a las personas con contrato fijo discontinuo, o que realizan trabajos fijos y periódicos reiterados en ciertas fechas, afectadas por un ERTE a lo largo del periodo teórico de actividad, tendrán derecho a solicitar una prestación extraordinaria de desempleo. También pueden beneficiarse las que no resulten afectadas previamente por ERTE y en aquellos casos en los que hayan agotado las prestaciones o subsidios.  Los trabajadores con contratos a tiempo parcial igualmente tendrán mejoras en la protección por desempleo.

Las ayudas a los trabajadores por cuenta propia o autónomos se extienden igualmente hasta el 31 de enero de 2021. En ese sentido, se contemplan las prestaciones por cese compatible con la actividad y para autónomos de temporada.

Se regula una nueva prestación extraordinaria por suspensión de actividad, que afecta a aquellos autónomos que se vean sometidos a una suspensión temporal de toda su actividad derivada o a consecuencia del dictado de una resolución de las autoridades administrativas competentes para la contención de la pandemia de la COVID-19.

Estas prestaciones empezarán a devengarse a partir del 1 de octubre de 2020 y se mantendrán con una duración máxima de 4 meses. Lo anterior, siempre y cuando la solicitud haya sido presentada durante los primeros quince días naturales de octubre. A la inversa, los efectos quedan fijados en el primer día del mes siguiente al de la presentación de la solicitud.

Protección colectivos vulnerables: vivienda y suministros básicos

El Real Decreto-ley abarca también la extensión de medidas de “escudo social” de los arrendatarios de vivienda en situación vulnerable, que constan recogidas previamente en el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptaron medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19.

Se prorroga igualmente hasta el 31 de enero de 2021, la suspensión del procedimiento de desahucio y de los lanzamientos para hogares vulnerables. También hasta dicha fecha se aplaza la posibilidad de solicitar la moratoria o en su caso, la condonación parcial del alquiler en aquellos casos en los que el arrendador sea un gran tenedor o una entidad pública, y de acogerse a la prórroga extraordinaria de 6 meses en los contratos de arrendamiento de vivienda y en los supuestos donde el contrato termina en este periodo.

Otras medidas que también se confiere continuidad a la prohibición de eliminar el suministro a los colectivos vulnerables, así como el bono social eléctrico para las unidades familiares donde alguno de sus miembros se encuentre en situación de desempleo, de ERTE o hayan visto reducida su jornada por razón de cuidado. Igualmente, todos aquellos que tienen derecho a este bono social también lo tendrán al bono térmico.