En la página de la administración tributaria (AEAT), se han publicado unas instrucciones dirigidas a aclarar las obligaciones tributarias que deben cumplirse en relación al próximo sorteo de la lotería de Navidad del día 22 de diciembre. Se determina que en base a lo establecido en la Ley 16/2012, de 27 de diciembre, por la que se adoptan diversas medidas tributarias dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y al impulso de la actividad económica, se contempla la tributación por medio de un tipo de gravamen especial, los premios abonados relativos a las loterías y apuestas organizadas por la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado (SELAE).

La norma citada determina que los agraciados y en consecuencia perceptores de los referidos premios de lotería, y sin perjuicio de su naturaleza jurídica en el momento del cobro, deberán cumplir con unas obligaciones de retención o ingreso a cuenta, cuya práctica se efectúa por el organismo pagador del premio, esto es: la SELAE. Dichas obligaciones se contemplan, al margen de cada décimo, fracción o cupón de lotería o apuesta premiado.

En el ejercicio 2019, resultan exentos aquellos premios cuyo importe íntegro resulte igual o inferior a 20.000,00 €. Los premios cuyo importe íntegro sea superior, únicamente deben tributar sobre la fracción del mismo que supere dicho importe. La base de la retención del gravamen especial se integra por la suma correspondiente al premio que supere la cuantía exenta. El porcentaje de retención o ingreso a cuenta se corresponderá con el 20% del importe del premio. De esta forma, en el caso de un premio de importe 100.000 €, debe tributar al 20% sobre 80.000 € (100.000 – 20.000), correspondiendo una retención de 16.000 €, y percibiéndose 84.000 €.

La SELAE debe proceder a la identificación de los agraciados o ganadores de aquellos premios sometidos a gravamen. Por tanto, los que superen los 20.000 € por décimo, al margen de que el premio pueda obtenerse por una persona o varias. En el caso de premios compartidos entre grupo de amigos o parientes, peñas y similares, donde el premio se divide entre varios participantes, deben distribuirse los 20.000 € exentos, entre todos los agraciados proporcionalmente al porcentaje respectivo de participación de cada persona, así como quien ostente legitimidad para repartir el premio y que figure como beneficiario único, o en su caso, quien resulte nombrado como gestor de cobro por haberlo manifestado en el momento del cobro del premio. En ese caso, deberá acreditar ante la AEAT que el premio ha sido dividido a los titulares de participaciones, exigiéndose la determinación de los ganadores y su respectivo porcentaje de participación.

Los contribuyentes del IRPF o contribuyentes no residentes sin establecimiento permanente que consten premiados y soporten la retención al cobrar el premio, no deberán presentar ninguna otra autoliquidación. A su vez, aquellos contribuyentes no residentes sin establecimiento permanente que hayan resultado premiados y soporten la retención en el momento del pago del premio podrán reclamar la devolución que les corresponda en aplicación de un convenio dirigido a evitar la doble imposición internacional. Por su parte, los contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades que resulten agraciados por un premio sujeto al gravamen especial, tendrán que añadir la cantidad correspondiente al premio entre aquellas rentas del periodo sujetas al impuesto, así como la retención e ingreso a cuenta del 20% soportado como un pago a cuenta más. Para el ejercicio 2020 y sucesivos resultarán exentos aquellos premios de importe íntegro igual o inferior a 40.000 €. Los premios de importe íntegro superior a 40.000 €, se someterán a tributación en la parte del mismo que exceda de dicho importe.