Según reciente resolución dictada por el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC), Resolución nº 09776/2015, del 15/10/2019, recogiendo nuevamente pronunciamientos de resoluciones anteriores, se establece el criterio de estimar únicamente como créditos incobrables a efectos de legitimar la recuperación del IVA, aquellos casos en los que se haya efectuado requerimiento notarial previo o instado demanda judicial. Por tanto, el acreedor nunca podrá reclamar el IVA derivado de facturas impagadas, si no ha efectuado requerimiento notarial al deudor o instado demanda judicial.

Desde Bufete Figueras, reiteramos la necesidad de salvaguardar el derecho de crédito empresarial, utilizando la vía de la reclamación judicial y/o el requerimiento notarial previo. Y ésta nueva resolución del TEAC, vuelve a darnos la razón en este aspecto. La mejor defensa del crédito de la empresa frente a incobrables y clientes morosos, es recuperar la deuda mediante la interposición de acciones judiciales, habida cuenta que sea cual sea el resultado final de la demanda, el acreedor podrá exigir a la administración el IVA de las facturas impagadas. Consideramos que dicha estrategia sigue siendo la más adecuada y efectiva desde un punto de vista de control del crédito y evitación de perjuicios derivados de operaciones incobrables.

Las ventajas son más que evidentes, frente a cualquier otra modalidad como el seguro de crédito etc.. Únicamente mediante la interposición de demanda y/o requerimiento notarial previo, estará legitimado el acreedor para recuperar el IVA de facturas impagadas. E insistimos, el derecho a recuperar el IVA de la administración es independiente al resultado de la demanda. En ese sentido, el artículo 80.4.A) de la Ley 37/1992, del Impuesto sobre el Valor Añadido (LIVA), determina como crédito total o parcialmente incobrable cuando reúna las condiciones siguientes:

  • Que haya transcurrido 1 año (6 meses si volumen operaciones mayor de 6.010.121,04 €), desde el devengo del IVA sin que se haya cobrado parcial o totalmente el crédito.
  • Que conste reflejado en los libros registro sociedad
  • Que el destinatario actúe como empresario o profesional, o en su caso, que la base imponible (IVA excluido) sea superior a 300 €
  • Se inste el cobro mediante la reclamación judicial o requerimiento notarial.

La «controversia» sobre la que el TEAC dicta resolución a efectos de resolver el litigio, parte de la pretensión de la entidad que exige modificar la base imponible del IVA y por tanto, recuperar las cantidades ingresadas a la AEAT, instando el cobro en virtud acta notarial de remisión de carta por correo y no con requerimiento notarial al deudor.

Para resolver la discusión, el TEAC fundándose en el ordenamiento jurídico aplicable, determina “… el requerimiento notarial debe revestir una determinada forma para ser equivalente en cuanto a su efecto conminatorio a la presentación de una demanda judicial dirigida al cobro de una deuda, es decir, la flexibilización del requisito no debe menoscabar el resultado buscado con su cumplimiento, que es precisamente la constancia de ese efecto conminatorio dirigido a obtener el cobro…”.

Así el TEAC determina que no son equiparables las actas de remisión de documentos y las actas de requerimiento, sino que existen diferencias fundamentales entre ambos tipos de actas notariales. Para que proceda la modificación de la base imponible por impago, lo exigido por el ordenamiento es un requerimiento notarial, no el acta notarial de envío de correo certificado.