En plena crisis económica algunas empresas optaron por eliminar la cesta navideña como medio para paliar de alguna forma las graves consecuencias de la complicada situación que se produjo hace unos años en nuestro país. No obstante, en la actualidad y en virtud reciente sentencia del Tribunal Supremo (TS), se ha establecido que las empresas no pueden de forma unilateral eliminar la cesta de Navidad. El TS ha sentado doctrina en este aspecto, recogiendo y resolviendo una vez más en el mismo sentido, y tal como se ha venido dirimiendo en sentencias anteriores.

Para que la doctrina del TS resulte aplicable, es imprescindible que la cesta de Navidad fuera recibida por los trabajadores de una empresa, de forma “regular, constante y reiterada en los años anteriores”. El Tribunal Supremo admite que no estamos ante una derecho de la empresa, sino que la naturaleza jurídica de la Cesta de Navidad se encuadra dentro de los derechos económicos y retributivos de los trabajadores.  

Además la adquisición de cestas navideñas, su distribución y reparto, conlleva la aplicación de una partida presupuestaria, una organización logística cuya improvisación no cabe. En consecuencia, el hecho de admitir que los empleados pudieran renunciar voluntariamente al referido derecho en los momentos más complicados de la crisis económica no significa que una vez recobrados por la empresa todos los beneficios en su día perdidos a causa de la crisis, que los trabajadores no les sea reconocido su derecho retributivo encarnado por lo comporta la Cesta de Navidad.

Aunque se trata de una situación poco frecuente, algunas empresas incorporan la Cesta de Navidad como un pago en especie a favor de los trabajadores, y éstos por su parte deben tributar por recibirla. En consecuencia, excluir dicho pago en especie, significa una bajada ilegítima del salario de los empleados.

La cesta de Navidad comporta mayores beneficias para los trabajadores que disponen de un sueldo inferior, si tenemos en cuenta que es un derecho en general igual para todo el mundo. En consecuencia, la exclusión de la Cesta de Navidad comporta una penalización más gravosa para los trabajadores con inferiores retribuciones, que son aquellos que disponen de menos recursos para adquirir los productos que incluyen por su cuenta.

Variantes de la Cesta de Navidad, aparte de ser directamente una gratificación económica que se añade a la paga de Navidad, también puede contemplarse como una concesión por parte de la empresa de determinados días libres extras.