Reciente Sentencia de La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo (TS) contempla la posibilidad que la administración reduzca las retribuciones a aquellos funcionarios públicos que incumplan con determinados requisitos de productividad. La Sentencia dirime un contencioso relativo a una funcionaria del Cuerpo de Auditoría y Control Externo de la Sección de Fiscalización del Tribunal de Cuentas a la que se le redujo su plus de productividad por “no atender llamadas telefónicas, no seguir las instrucciones y realizar menor volumen de trabajo”. La funcionaria demandante vio rechazada su reclamación en cuanto a percibir 214,35 € descontados de su complemento de productividad correspondiente al segundo semestre de 2016. De los 1.313,32 €que debía percibir de acuerdo a su nivel administrativo, le asignaron 737,55 €, al descontar 15 días que estuvo de baja durante el semestre, aparte de un  descuento adicional de 414,35 € por penalización.

El TS ha declarado improcedente que la funcionaria cobre 214,35 € citados junto a sus correspondientes intereses, con base en lo previsto en las Leyes de Presupuestos para 1994 y 2016 en las que se contempla que el complemento de productividad «retribuirá el especial rendimiento, la actividad y dedicación extraordinaria, el interés o iniciativa con que se desempeñen los puestos de trabajo». Por tanto, la sentencia del TS desmiente que este plus constituya un derecho o privilegioadquirido, pudiendo ser variado en cuanto a su importe, en base a las observaciones y consideraciones de los responsables del funcionario. “De la regulación queda claro que lo asignado en un determinado período de tiempo no significa idéntica asignación en otro, sino que se realizará según las apreciaciones que corresponden”.

Debe matizarse que las retribuciones de los funcionarios están vinculados a los Presupuestos, y en consecuencia, los complementos como el de productividad pueden resultar modificados. Los presupuestos establecen una cantidad fija para el salario base de los funcionarios como parte integrante elemental de los “conceptos básicos”. Sin embargo, está la otra parte dirigida a complementos específicos, de productividad y gratificaciones. Pero esta parte de la retribución, no implica la consolidación de ningún derecho a favor de los funcionarios públicos.