El sistema de cotización de autónomos por ingresos reales aplazado hasta el 2023.

30 abril, 2021 - 3 minutes read

Los trabajadores autónomos no tendrán obligación de cotizar según sus rendimientos reales hasta el ejercicio 2023. El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha decidido posponer un año más la entrada en vigor del nuevo sistema de cotización programado en un principio para su puesta en funcionamiento en el año 2022.

Por otro lado, se ha contemplado la aplicación de un período transitorio de diez años para su entrada en vigor, todo ello, con el fin de que los profesionales que vengan obligados a abonar cuotas de importes superiores dispongan de plazos más amplios para adecuarse al nuevo sistema de cotización.

La intención del Ministerio de Seguridad Social es acercar posturas con las principales organizaciones del colectivo de asociaciones de autónomos. De este modo, se ha afirmado que el nuevo sistema de cotización resulta muy complejo de implementar y que debe efectuarse contando con todos los informes técnicos necesarios para tal propósito.

El problema mayor que se presenta a la hora de instaurar con éxito el nuevo sistema de cotización ingresos, deriva de la escala de tributación. Es indispensable conocer cuáles serán los tramos de cotización aplicables a cada uno de los supuestos, dónde estarán las bases mínimas y a partir de qué rendimientos de trabajo anuales subirá la cotización, existiendo por ahora una primera propuesta del Ministerio que contempla únicamente el establecimiento de trece tramos en función de los rendimientos netos de los autónomos.

Con el nuevo sistema, los trabajadores autónomos podrán elegir en qué franja cotizar, pero deberán pagar la diferencia si obtienen más rendimientos de los previstos.

Por tanto, se contempla por ahora la instauración de un modelo flexible, en el sentido que los autónomos dispondrán libremente de elección de franjas de cotización en base a un cálculo anticipado o supuesto de rendimientos netos futuros. No obstante, al término de cada ejercicio deberá efectuarse una necesaria regulación o actualización de aquella primera cotización, con el fin de abonar la diferencia que resulte aplicable en base a sus ingresos reales definitivos y para aquellos supuestos en los que sus rendimientos obtenidos superen el tramo establecido, o a la inversa, para que la Seguridad Social les reembolse el exceso de los importes cotizados de más, de forma posterior a la declaración de la renta.

Por otro lado, igualmente se contempla la posibilidad de cambiar hasta seis veces al año de tramo de cotización, con el fin de facilitar el ajuste de las aportaciones a la evolución de los ingresos y que el desajuste a final del ejercicio sea menor.