Aprobada la nueva ley antifraude que limita a 1.000 € los pagos en efectivo.

9 julio, 2021 - 4 minutes read

La nueva ley antifraude, entre otras medidas, establece reducir de 2.500,00 € a los actuales 1.000,00 € para todos aquellos pagos en efectivo y en los supuestos de operaciones en las que interviene un empresario o profesional.. Dicha medida no está exenta de polémica, la cual afecta al sector comercial pues comporta que muchos negocios puedan ver reducidos sus ingresos y resultar un obstáculo relevante para su recuperación económica.


La limitación de 1.000,00 € de los pagos en efectivo, afecta a todas aquellas operaciones concertadas entre empresas. En España, el pago en efectivo es mucho más habitual que en los países de nuestro entorno. En muchos casos, un porcentaje relevante de negocios españoles representará un escollo económico difícil de superar habida cuenta que la mayoría de sus operaciones comerciales están por encima del referido importe. Es un hecho cierto que en España el efectivo se utiliza mucho más que en otros países de nuestro entorno.


La nueva ley antifraude también ha sido polémica, como consecuencia de la enmienda introducida a última hora sobre el IVA de las peluquerías, medida finalmente vetada por afectar a los presupuestos. Por otro lado, la enmienda que ha prosperado ha sido la congelación del impuesto de matriculación, lo que puede ser útil hasta cierto punto para la recuperación económica del sector del automóvil.


La limitación de los 1.000,00 € a los pagos en efectivo, ofrece muchas dudas en cuanto a su utilidad y efectividad para acabar con la economía sumergida. Lo normal es que aquellos que utilizan y disponen de dinero negro, no exijan factura en el marco de sus relaciones comerciales, por lo que el referido límite de pagos en efectivo no les supone ningún escollo para seguir operando con dinero negro y evitar tributar por el IVA.


Otras medidas establecidas en la nueva Ley antifraude se corresponden a aquellas que pretenden reforzar los controles sobre las inversiones en criptomonedas obligando a los contribuyentes a informar a hacienda en relación, a los saldos y titulares de las cuentas, tanto las que se encuentren en territorio nacional como en el exterior. También se les impone el deber de informar de las operaciones de adquisición, transmisión, permuta, transferencia, cobros y pagos en criptomonedas.


Por otro lado, se ha reducido el nivel límite para aparecer en listas públicas de morosos, que hasta ahora era de un 1.000.000,00 €, situándose en la actualidad en 600.000,00 €.


También se incrementa el control sobre las sociedades de inversión de capital variable (SICAV), y se establece la eliminación de las ventajas fiscales para los pactos sucesorios. Ocho meses después de su aprobación por el Consejo de Ministros, el Congreso de Diputados ha dado luz verde a esta regulación que entrará en vigor una vez resulte publicada en el BOE.