El BOE publica los requisitos necesarios de información y comercialización de mascarillas.

26 febrero, 2021 - 4 minutes read

El BOE ha publicado los requisitos de información y comercialización con el fin que los consumidores puedan saber qué las mascarillas no son consideradas como producto sanitario ni Equipos de Protección Individual (EPI). Se trata de un producto dirigido a la población sin síntomas de enfermedad. Son productos higiénicos previamente presentes en el mercado, antes de la crisis sanitaria del COVID-19. No obstante, anteriormente carecían de regulación legal. En ese sentido, se ha estimado imprescindible presentar ante el consumidor cuál es la información básica para la comercialización y qué es lo que debe aparecer en su etiquetado.

Por tanto, en el etiquetado de las mascarillas debe figurar obligatoriamente la identificación del operador económico responsable en la Unión Europea, y por otro lado, el modelo y denominación usual del producto sin inducir a error, siendo la denominación común: “mascarilla higiénica o cobertor facial comunitario o el nombre de algún tipo de accesorio”.

Se contempla como información obligatoria el contenido del envase con el nº de unidades, su composición, sustancias o materiales empleados a su fabricación; el plazo para su uso con indicación del periodo tras el cual se deba proceder al lavado, sustitución o eliminación del producto, una vez utilizado y también deberá aparecer la fecha de caducidad.

Es necesario que el consumidor pueda saber el origen o lugar de procedencia del producto, así como las referencias a las normas, especificaciones técnicas u otros documentos técnicos adoptados que se hayan seguido para su fabricación por un organismo de normalización reconocido, así como los datos testados relativos a la eficacia de filtración del material y la resistencia a la respiración o permeabilidad al aire. Además, debe indicarse un número máximo de ciclos de lavado, así como el método de lavado y secado, en caso de ser reutilizable.

Los datos del etiquetado no deberán inducir a error o engaño por medio de inscripciones, signos, anagramas o dibujos. Tampoco deberán contener indicaciones, sugerencias, formas de presentación o referencias a equivalencias con otro tipo de mascarillas, en especial a mascarillas quirúrgicas o a Equipos de Protección Individual (EPI), que puedan suponer confusión con otras categorías de productos, ni dejar lugar a dudas respecto de la verdadera naturaleza del producto.

No obstante, por motivos justificadas de espacio, podrán figurar en las instrucciones, folletos o documentos que acompañen al producto el plazo recomendado para su uso con indicación del periodo tras el cual se deba proceder al lavado, sustitución o eliminación del producto, una vez utilizado y, en su caso, la fecha de caducidad. También figurará la advertencia de que no se trata de un producto sanitario, ni EPI, el lote de fabricación, cuando el proceso de elaboración se realice en series identificables y las instrucciones sobre colocación, uso y mantenimiento, manipulación y eliminación.

Todos estos datos e información es obligatoria para la comercialización de este tipo de productos, y deberá constar de forma clara y duradera en el envase, o sobre el producto siempre que sea perfectamente visible por el consumidor a través del embalaje. Asimismo, si la venta es a través de Internet, esta información también debe mostrarse en la página web.