La morosidad es uno de los principales problemas que autónomos y empresas siguen soportando en España. Desde Bufete Figueras queremos insistir en la necesidad de reclamar a la administración, el importe del IVA de aquellas facturas que han resultado impagadas, como medida para minimizar las consecuencias económicas de la morosidad.   

El hecho de emitir una factura que posteriormente no se cobra, acarrea una serie de perjuicios económicos de difícil reparación. Dependiendo del importe impagado o número de operaciones adeudadas, la morosidad puede afectar seriamente a la liquidez de una empresa o autónomo de forma irreparable y en un término relativamente corto. Y además, todo lo anterior queda agravado por el hecho que el empresario acreedor tiene la obligación de liquidar el IVA antes de recibir el abono de la factura.

Con la intención de minimizar los problemas la AEAT ha publicado un documento dirigido a empresarios y autónomos, detallando las gestiones a cumplimentar para recuperar el IVA de aquellas facturas en las que existe una certeza suficientemente razonable de que van a resultar impagadas de forma total o parcial.

Resumen de las gestiones a cumplimentar para solicitar la recuperación del IVA de facturas impagadas:

Reducción de la base imponible

La base imponible del IVA puede ser reducido cuando los créditos correspondientes a las cuotas repercutidas por las operaciones gravadas resulten total o parcialmente incobrables, considerándose como tales cuando el crédito reúna las siguientes condiciones:

  1. Que haya transcurrido un año desde el devengo del impuesto repercutido sin que se haya obtenido parte o la totalidad del crédito derivado del mismo, salvo en el caso de que el titular del derecho sea una pyme, que será de seis meses. Se entenderá por pyme aquel empresario o profesional con un volumen de operaciones inferior a 6.010.121,04 €
  2. Que tal circunstancia haya sido reflejada en la contabilidad de la empresa.
  3. Que el destinatario de la operación actúe como empresario o profesional, o, en otro caso, que la base imponible, IVA excluido, sea superior a 300 €.
  4. Que el sujeto pasivo haya instado a su cobro mediante reclamación judicial o requerimiento judicial al deudor, incluyendo créditos que sean destinatarios los entes públicos.
  5. Que la modificación se haya realizado en el plazo de los tres meses siguientes a la finalización del plazo de un año, o de seis meses en caso de pymes.

Si el empresario o profesional cumple con los requisitos expuestos a efectos de recuperar el IVA de una factura incobrable, debe cumplimentar las siguientes gestiones para recuperar de la administración el impuesto:

  • Emitir una factura rectificativa.
  • Reclamar judicialmente la factura impagada.
  • Remitir a la AEAT la factura rectificativa.
  • Incluir la factura rectificativa en el modelo trimestral en el periodo donde la emites.