Se modifica la llevanza de los libros registros en el IRPF a partir del ejercicio 2020, según Orden HAC/773/2019, de 28 de junio, en vigor desde el 18 de julio, siendo aplicable a las anotaciones registrales que se practiquen a partir del ejercicio 2020 y sucesivos.

Novedades de la Orden publicada en el BOE:

Se regulan las obligaciones de llevanza de libros registros por parte de empresarios y profesionales, contribuyentes del IRPF, excepto aquellos sujetos obligados por ley a llevar contabilidad ajustada al Código de Comercio. Los sujetos que desempeñan actividades empresariales cuyo rendimiento se determine en la modalidad simplificada del método de estimación directa, así como aquellos que desarrollan una actividad empresarial en estimación directa de naturaleza no mercantil, estarán obligados a la llevanza del libro registro de ventas e ingresos, el libro registro de compras y gastos y el libro registro de bienes de inversión.

Por su parte, los contribuyentes que ejerzan actividades profesionales cuyo rendimiento se determine en método de estimación directa, en cualquiera de sus modalidades, estarán obligados a llevar un libro de ingresos, un libro de gastos, un libro registro de bienes de inversión y un libro registro de provisiones de fondos y suplidos.

Los contribuyentes que realicen actividades empresariales cuyo rendimiento se determine mediante el método de estimación objetiva, en el caso de que deduzcan amortizaciones, estarán obligados a llevar un libro registro de bienes de inversión. Además, por las actividades cuyo rendimiento neto se determine teniendo en cuenta el volumen de operaciones habrán de llevar un libro registro de ventas o ingresos.

Por último, las entidades en régimen de atribución de rentas que desarrollen actividades económicas, llevarán unos únicos libros obligatorios correspondientes a la actividad realizada, sin perjuicio de la atribución de rendimientos que corresponda realizar en relación con sus socios, herederos, comuneros o partícipes.

Se introduce la obligación de hacer constar el NIF de la contraparte de la operación en las anotaciones de los libros registros de ventas e ingresos, así como de compras y gastos. (Nombre y apellidos, razón social o denominación completa y número de identificación fiscal del destinatario o del obligado a su expedición).

La nueva normativa pretende la homogeneidad de ciertos conceptos ya previstos en otros impuestos, como por ejemplo en materia de asientos resúmenes con el IVA. En ese sentido, se persigue facilitar la compatibilidad con otros libros, contemplándose que los libros registros regulados en esta Orden puedan ser utilizados a efectos del IVA, siempre que se adapten a las condiciones fijadas en el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido.

Uno de los fines pretendidos con esta nueva orden radica en reforzar y especificar la posibilidad de que los libros puedan ser compatibles como libro fiscal de los impuestos que así lo prevean.

Se establece que en la web de la AEAT se publicará un formato tipo de libros registros con el fin de facilitar el cumplimiento de las obligaciones tributarias formales registrales, así como ofrecer seguridad jurídica en el contenido mínimo exigible sobre los mismos en un procedimiento tributario.