La Agencia Tributaria ha anunciado que se está preparando su página web para permitir el pago con tarjeta de débito o de crédito para la liquidación de todos los impuestos (IRPFIVAsociedades…). Esta nueva forma de hacer frente a los deberes fiscales se instaurará a lo largo de este año.
El fisco está trabajando contrarreloj para tratar de actualizar los sistemas de cobro de forma que los contribuyentes puedan pagar con tarjeta o al menos lograr que a lo largo del año puedan hacer uso de esta forma de pago aquellos que liquiden el IVA o el Impuesto de Sociedades.

La AEAT se prepara ya para el inicio de la Campaña de la Renta 2018, en la que, como cada año, prevé introducir novedades para agilizar el cumplimiento de las obligaciones tributarias y reforzar el pago voluntario antes de cargar las tintas en las labores inspectoras.

Ya se han iniciado los trabajos para implementar este sistema de cobro, aunque no hay garantías que esté totalmente preparado para el día 2 de abril, fecha de inicio de la Campaña de la Renta del 2018.

El planteamiento de la AEAT podría facilitar la liquidación voluntaria de las obligaciones fiscales de los contribuyentes. Se trata de una posibilidad que ya existe, aunque su práctica es marginal. Actualmente pueden liquidar sus impuestos con tarjeta aquellos contribuyentes que dispongan de certificado digital y a través de una entidad bancaria que ostente la condición de agente colaborador y haya aceptado ser intermediario de pagos con tarjeta.

La propuesta, es rebasar estos condicionantes y abrir la posibilidad a todos los contribuyentes, así como los que residan en el extranjero. Para ello, la AEAT prevé licitar el servicio a una empresa para instaurar el pago de impuestos con tarjeta, tanto de débito como de crédito, por medio de su sede electrónica.

Según ha manifestado la AEAT, se espera que con esta nueva medida, el contribuyente pueda disponer de más posibilidades de liquidación de sus obligaciones fiscales, atendiendo a su situación individual de liquidez o solvencia en cada momento.

Por otro lado, la AEAT también considera se trata de una ventaja por el hecho del beneficio que puede reportar a aquellos contribuyentes que apuran los plazos para el pago de impuestos o para los asesores fiscales. Actualmente la AEAT limita la posibilidad de domiciliar el pago cinco días antes del fin del vencimiento de liquidación del IRPF, con lo que estos últimos podrían tener cinco días más de plazo para realizar su trabajo.

Desde la AEAT avanzan que el impacto será más trascendente en el caso de los impuestos que pagan las empresas y también en el IVA, dado que la mayor parte de las declaraciones de la renta salen a devolver.