El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha estimado en virtud sentencia reciente, que a pesar que una empresa pueda exigir al trabajador que acredite la vinculación de determinados gastos para desarrollar su actividad relativa a impartir una formación por el territorio nacional, no resulta procedente impedir la deducción de los referidos gastos en el IRPF, con la aportación del correspondiente ticket y por tanto, sin necesidad de acreditar el gasto mediante factura oficial.

En el contencioso sometido a juicio, el demandante aportó al proceso órdenes de viaje que la gestora eliminó considerando que no acreditaban los gastos incurridos. Pero el demandante, aportó los tickets que reflejaban los referidos gastos, indispensables para el desarrollo de la actividad de formación, tales como desplazamientos (taxis, metro, autobús), manutención etc…

Además, se incorporaron como justificantes, unas fichas confeccionadas por el reclamante, que incluían determinados importes derivados de los gastos relativos a desplazamientos, como son: dietas por kilometraje, comidas, desayunos, transportes, etc.), y se relacionaban cada uno de los conceptos de gastos que se reflejaban en los tickets.

El TSJC ha determinado que siendo evidente la exigencia de la necesaria correlación entre los gastos necesarios en los desplazamientos efectuados para el desarrollo de la actividad económica, no se puede impedir la deducción de los referidos gastos, cuando se aporta ticket a efectos de su justificación.

Por tanto, el acuerdo liquidatorio no resulta suficientemente fundamentado cuando rechaza la acreditación de los gastos y por tanto, impide su deducibilidad por estimar sin justificación que no consta acreditada su realidad por acompañarse con el original de la factura, sino únicamente mediante tickets. 

Por tanto, según determina la Sentencia, “…los gastos de manutención y desplazamientos son gastos imputables y debieron considerarse justificados, – constan además en el libro registro contable del contribuyente, tal y como la Administración reconoce., ya que eran gastos imprescindibles para el desarrollo de la actividad y sus fechas concuerdan con los períodos de las liquidaciones que se realizan por el reclamante a sus clientes.”