El Parlamento Europeo ha aprobado, con 348 votos a favor y 274 en contra, la polémica directiva sobre derechos de autor; después de dos años de complicadas negociaciones, así como el rechazo de muchas plataformas digitales.

La norma pretende garantizar una justa remuneración a los creadores, estableciendo sus derechos en el entorno digital. Para evitar la subida de contenidos protegidos internet, se exige a las plataformas digitales que asuman una serie de responsabilidades por el contenido ofrecido, e incluso través de terceros.

Después de su aprobación, Google ha emitido un comunicado público, diciendo que considera que la “la directiva sobre Copyright ha mejorado, pero seguirá provocando inseguridades jurídicas y perjudicará a las economías creativas y digitales en Europa”. “Los detalles importan, y esperamos poder trabajar con los responsables políticos, editores, creadores y propietarios de derechos, a medida que los Estados miembros de la UE avancen en la aplicación de estas nuevas normas”, según ha declarado un representante de Google.

La mayor parte de eurodiputados populares y socialdemócratas y liberales votaron a favor del texto y resaltaron el supuesto hecho que los creadores europeos puedan percibir su remuneración respectiva, derivada de su trabajo creativo. “Si uno ve los números se da cuenta de que los europeos están creando básicamente para que sean las plataformas estadounidenses quienes saquen partido y sin ver ningún beneficio”, señaló el líder de los liberales europeos.  

Pero para la directora general de la organización europea de consumidores (BEUC), Monique Goyens, “Los consumidores tendrán que hacer frente a esta decisión. Gritaron ya alto sus preocupaciones, pero los eurodiputados claramente las han ignorado”, añadió tras el voto. “Hablamos de un algoritmo” “El Parlamento Europeo ha cedido a una normativa de derechos de autor muy desequilibrada…” “… estamos hablando de un algoritmo, estaremos ante la censura algorítmica. Un robot que decide si algo tiene o no ‘copyright’ y lo bloquea”, denunció en declaraciones a Efe la experta de Xnet, fundador en España de #SafeYourInternet, Simona Levi, que lamentó que Europa vaya “a quedarse atrás respecto a innovación digital y cultural” respecto a EEUU.”

Dado que la directiva responsabiliza a las redes sociales de las infracciones de sus usuarios en materia de derechos de autor, las plataformas bloquearán publicaciones y contenidos preventivamente por evitar sanciones, incluso en aquellos supuestos cuyos contenidos no estén sujetos a derechos de autor, como advierte el presidente de la Asociación de Internautas.

“La directiva hace responsables a los servicios que permiten a los usuarios compartir contenidos y en la práctica obliga a implantar filtros de borrado. Esto solo se supervisará por seres humanos si el usuario reclama. Primero, censura, luego pregunta”, advierte el director legal de la PDLI, Carlos Sánchez Almeida. “Teóricamente la cita y la parodia están protegidas, pero en la práctica el algoritmo borrará contenidos, porque las máquinas tienen un sentido del humor muy especial”, aludiendo a la imposibilidad de implementar sistemas informáticos que entiendan la sátira o la ironía. Los artículos en discordia son el 11 y 13, que según los detractores, en definitiva ordenan preceptivamente a las plataformas digitales que paguen por el hecho de establecer enlaces a noticias para compensar a los editores.